ES SANTIDAD...

¿Es santidad lo que nos han contado que dice la Biblia?, ¿es santidad el ropaje blanco con el que nos muestran y venden las leyes dogmáticas que apuntan al dominio de nuestro pensamiento y coartan la individualidad?

¿Cuál es la diferencia entre el hacer y el no hacer?, ¿la práctica del hecho mismo o la motivación del corazón (intención)?, ¿la causa o el efecto?, ¿el por que o el para que? Vale la pena preguntarnos por las bases de lo que hoy llamamos santidad.

Hoy en el siglo XXI nos llaman a una vida santa, pero, ¿que entienden algunos lideres cristianos con ese llamado que hacen; acaso el sinónimo de monacato, de catolicismo romano y de hagas o no hagas?

Estoy completamente de acuerdo con una vida santa pero no con una vida juzgada por lo que se hace o se deja de hacer. Una vida santa hará lo que es adecuado hacer.

¿De que nos vestimos hoy, de santidad o de moralismos religiosos? Esta pregunta no es nueva, es la misma hecha por Jesús en los evangelios a los fariseos. Es tan fácil agradar a la religiosidad de nuestros fieles hermanos de la congregación, pero, ¿será igual de fácil reconocernos tal cual somos delante de quien es completamente distinto a nosotros y que a su vez nos conoce tan bien que entiende nuestras fortalezas y debilidades?

De que vistes hoy tu santidad ¿del multinivel eclesial llamado gobierno de los doce y lo que este te exige para la consecución de resultados?, ¿de tus múltiples ocupaciones como líder, pastor o quien sabe que cargo? No, tal vez simplemente la vistes de ideales cristianos, de prohibiciones, de si a esto y de no a aquello.

¿Existe la doble moral en la iglesia evangélica hoy? Por supuesto, si existe desde Jesucristo ¿no va existir hoy? Sería ilógico querer tapar el sol con un dedo, sin embargo, darse cuenta que en muchas congregaciones vale mas “un siervo de Dios” que un corazón sano y una vida religiosa que un ser humano libre es lamentable; esa clase de valoración es un delito. Es el atentado más grande contra Dios mismo y la minimización del sentido del evangelio (Cristo).

¿Por qué no vivimos vidas libres en vez de estarnos atando con la vida “santa”?

Que diré entonces: adelante la religiosidad y la pseudo santidad tu fin viene tras de ti. Adelante la libertad y sana santidad el libertador esta esperándote.

3 comentarios:

Monja Guerrillera dijo...

"La vida juzgada". Excelnete titulo para ese libro que pens....

Anónimo dijo...

Muy buen articulo, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)
college loan consolidation

Anónimo dijo...

Muy buen articulo, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)