¿Y LOS TEÓLOGOS?

Hoy me referiré a un tema que como estudiante de Teología y dentro del marco de nuestras clases, es tocado con tanta ligereza que pasa desapercibido: Que ser teólogo es una profesión complicada, que toda persona hace teología, unos más elaborada que otra, que el teólogo debe dar respuestas a su época y contexto. A todo esto pregunto ¿realmente para esto nos forman? Con el respeto que se merecen todos los pastores y todo el cuerpo docente de la institución en la que me preparo, ¿Qué intentan formar? Pastores, Pastoras con una formación teológica, líderes capacitados, consejeros. Cuando me refiero a estos énfasis o vocaciones de ningún modo estoy diciendo que no debería ser así. No obstante, ¿Dónde están los teólogos de profesión, esos que tanto leemos en nuestras clases? ¿será acaso un espacio reservado sólo para los alemanes, estadounidenses o de pronto para unos pocos latinoamericanos? No desconozco que existen pastores (as) teólogos (as) que buscan responder a su contexto y al mundo. Sin embargo, la comunidad eclesial a la que pertenecen es a quien se deben y es por ésta que pueden ser. De otro lado, para el teólogo de profesión su realización no esta en la iglesia, su meta no es la salvación de las almas (le interesan las personas) y mucho menos la predicación de una religión. ¿Dónde están las posturas teológicas de la FUNIBAUTISTA sobre los temas coyunturales que hoy nos afectan? ¿Dónde está la reflexión teológica que formula propuestas reales para un cambio social, económico y espiritual en nuestro contexto? Si las hay: ¿dónde se hacen?, ¿donde están escritas? ¿Por qué no las conocemos todos? Ahora bien, se supone que los teólogos son los que formulan la crítica a la Iglesia y a la sociedad, gestores de cambio que a través de sus postulados reivindican al hombre en los principios éticos que Dios ha propuesto. Si esto es así ¿por qué muchos seminaristas salen a perpetuar mentiras y errores doctrinales en sus comunidades eclesiales? ¿A que le tienen miedo? A que “la letra mata y el espíritu vivifica” – que poco conocimiento de las escrituras – no será mas bien a que la gente descubra verdades que abran sus ojos y los libere del yugo de su “pastor” ¿no dijo Jesús la verdad os hará libres? Pretendo querido lector que piense en algo ¿Cuánto dura su carrera? 4, 5 o 6 años ¿Cuándo usted salga que piensa hacer? Camuflarse entre su comunidad eclesial y perpetuar los errores que ya conoce, acomodándose al creciente numero de “teólogos” que “reflexionan” y “hacen teología” o, por el contrario, formular propuestas serias y críticas argumentadas en el texto Bíblico que saquen la iglesia y no sólo la suya del letargo en que se encuentra. Si el teólogo no reflexiona, no argumenta y no critica con propuestas, no es un teólogo. Un último comentario: “en clase a veces no se hace teología; se discute la teología que otros ya hicieron y ahí: ¿Qué es lo nuevo?”

1 comentarios:

Monja Guerrillera dijo...

Hola!
De acuerdo en varias partes.
Y un comentario breve: En algunos países, el criticar la teología que otros ya hicieron, o debatir sobre las teologías ya implantadas, es todo un gesto de novedad. En ese mismo núcleo de cuestión y debate se halla "lo nuevo". A veces se crece tan lentamente...